La escalera

Cuando queremos llegar a algún lugar, es imprescindible empezar el recorrido dando el primer paso. Esta afirmación nos ha perseguido por años con el fin de instruirnos en un sólo objetivo: Empezar a hacer las cosas, poner manos a la obra, actuar… Y aún así parece que no proporciona el material suficiente para que muchas personas se pongan a hacer lo que debe ser hecho.

Ahora, cuando una persona sube una escalera ya sabe para qué la va a subir y lleva consigo el material necesario para ocuparlo. Sea que vaya a pintar, a cortar una rama de un árbol o a clavar un clavo en alguna pared, o incluso poner un foco. Cuando una persona da el primer paso en la escalera, ya lleva consigo todo lo que necesita. Porque subir una escalera es una acción que se ejecuta con un objetivo. Y así debería ser la acción en la vida: primero resolver qué es lo que se necesita para empezar.

Una persona que va a clavar un clavo, no puede subir la escalera sin el clavo ni sin el martillo. Debe llevar las dos cosas, de otra manera tendrá que volver a bajar por lo que hubiera olvidado. Y el trabajo que podía haber hecho de manera eficiente y expedita, habrá requerido más tiempo. Muchas veces en la vida no planeamos lo que vamos a hacer y a medio camino nos tenemos que regresar porque no llevábamos el martillo, eso si no es que nos dimos cuenta hasta que ya estábamos listos para clavar el clavo.

Empezar una empresa, sea la que sea, sin haber hecho un análisis previo de la misma, es como subirse a la escalera sin martillo y sin clavo. Como si se subiera uno a la escalera sólo para ver si va a llegar al lugar, cómo va a llegar, cómo se siente subir la escalera, pero al final sin conseguir el resultado. Todo lo que requiere un resultado en la vida debe tener una planeación.

Algunas veces uno se quiere subir a la escalera sólo para mirar el paisaje y eso también está bien. Pero son acciones diferentes. Una requiere cierta planeación mientras que otra simplemente es diversión. Ahora, el asunto final es combinar ambas. Por un lado planear pero con el objetivo de que todo el quehacer sea divertido.

El subir una escalera, o el llegar a un lugar, o el alcanzar una meta requiere de cierta preparación, pero también requiere de práctica. Uno puede tener todas las herramientas cuando sube la escalera, pero al llegar a enfrentarse a la pared en donde tiene que poner el clavo a cierta distancia del techo y del extremo derecho de la otra posición donde colocó el clavo anterior y etcétera, etc., puede producir que uno ponga mal el clavo y es hasta que ve el cuadro colgado que se da cuenta. Tal vez porque no consideró que el cuadro estaba deforme, o que el techo tenía un pequeño declive. Cosas que a simple vista no se ven, pero que con la experiencia se van notando.

Al subir por la gran escalera de la vida, cada escalón es toda una experiencia de aprendizaje, a pesar de ello el fundamento de estar preparado al iniciar el recorrido, es importante para lograr lo que sea que se desee. Esa consistencia de la que se habla en la tarea es justo ese desarrollo que se debe tener en los escalones de esta gran escalera. Ese resolver paso a paso lo que se va presentando en la vida, mientras va uno avanzando en el recorrido hacia la meta de los sueños. Ir resolviendo paso a paso lo que se deba resolver, mientras se camina con confianza, optimismo y firmeza a lo que se desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>